jueves, 16 de marzo de 2017

Patadas más comunes en las artes marciales.

En muchas artes marciales enfocadas en el golpeo, el efectuado con las piernas es una parte muy importante de su contenido técnico.
En una pelea, independientemente de su contexto, las patadas, bien ejecutadas, son una herramienta muy útil y efectiva; y es que hay que tener en cuenta que las piernas tienen mucha más fuerza y alcance que los brazos.
Existen muchos tipos de patadas, todas ellas aplicables en diferentes situaciones. En mi opinión, las patadas más efectivas las encontramos en el karate, en el muay thai/kickboxing y en el taekwondo, aunque este último, debido a su enfoque deportivo, muchas veces utiliza patadas demasiado complicadas.
Bajo mi experiencia, para que un golpe sea realmente efectivo, tiene que poder realizarse imprimiéndole la mayor fuerza y velocidad posible, además de ser fácil de ejecutar. Las patadas con giro son muy espectaculares, pero muchas veces pierden efectividad, debido a que una parte importante de la energía utilizada se gasta en el giro y no en el golpe en sí, además de ser más lentas.

A continuación, explicaré algunas patadas muy utilizadas, independientemente del estilo o sistema de defensa que practiquemos. Todas o casi todas estas patadas poseen tres alturas. Baja (dirigidas a las piernas), media (dirigidas al tronco) y alta (dirigidas a la cabeza); y pueden realizarse con ambas piernas.






Patada frontal: Esta patada es utilizada en prácticamente todos los estilos que utilizan las piernas, debido a su sencillez, potencia y facilidad de ejecución. Como su nombre indica, es una patada cuya trayectoria es una línea recta. Elevando la rodilla hasta que ésta apunte al objetivo que queremos golpear, estiramos la pierna y golpeamos con la base de los dedos. Esta patada se dirige mucho a la zona media como método de separación, aunque podemos terminar una pelea con ella.




Patada lateral: Al realizar esta patada, colocamos nuestro cuerpo perfilado frente a nuestro objetivo. Elevamos la rodilla hasta que ésta apunte a la zona que queremos golpear, estiramos la pierna y golpeamos con el talón. Al igual que la frontal, es una patada con un alto poder penetrante, de separación y de finalización. Técnicamente, es más complicada que la patada frontal. Esta patada es característica del karate y el taekwondo.





Patada circular: La patada potente por excelencia. En esta patada se imprime todo el peso del cuerpo para golpear en una trayectoria circular con el empeine (karate y taekwondo) o con la tibia (muay thai). Para que esta patada tenga el máximo recorrido posible, el pie de apoyo debe pivotar en el momento de ejecución de la patada.






Patada descendente: Esta patada se realiza de arriba a abajo, golpeando con el talón.
A diferencia de otras patadas, ésta no posee una flexión previa de la rodilla. Elevemos la pierna estirada lo más alto posible, para luego, dejar la pierna caer con mucha potencia. La fuerza de la gravedad, el peso de nuestro cuerpo y la fuerza de bajada de nuestra pierna hace que esta patada sea tremendamente potente. Se suele dirigir a la cabeza o a la clavícula.