jueves, 27 de abril de 2017

La importancia de tener un buen maestro

Independientemente de la actividad física que realicemos, la labor del profesor y su manera de enseñar es muy importante. En mi opinión, más todavía en las artes marciales, debido a que los conocimientos y destrezas que adquieren los alumnos pueden tener una aplicación positiva, pero también negativa si no se sabe encauzar el aprendizaje correctamente.
Es muy importante que el maestro deje claro desde el minuto uno que al gimnasio no se va a aprender a pegar a los demás, sino que se va a realizar una actividad física, aprender a defenderse y sobre todo pasarlo bien y disfrutar.

Los niños/as están en una etapa de formación física y psicológica, con lo que tener influencia (tanto positiva como negativa) sobre ellos es muy fácil. Es por esto que cuando el niño empiece a practicar cualquier arte marcial es muy importante que sus padres o tutores hablen con el maestro o instructor, y vean que es una persona en la que puedan confiar y dejar a su hijo/a bajo su cuidado.
Las artes marciales son una actividad generalmente beneficiosa a nivel físico y mental, pero no siempre es así. Es muy diferente ir a entrenar a una clase donde el MAESTRO insiste en no resolver los problemas con violencia y otra en la que el "maestro" muestra una actitud agresiva y desafiante; buscando siempre la confrontación de sus alumnos/as.

¿Estáis de acuerdo con mi reflexión, o pensáis que, por el contrario, que lo que realmente importa es la personalidad de cada alumno?

En la próxima entrada os hablaré del que fue mi maestro de karate, por el cual siento mucha admiración y respeto.